Venta Mea


ubicación

placa venta mea
Azulejo conmemorativo añadido recientemente

Situada en la antigua Cañada Real de las Merinas y en el mismo camino de Francia construido en el S.XVIII (ver: EL CAMINO AL PUERTO: LOS CAMINOS REALES) era, en su origen, una construcción donde se guardaban las mulas que tiraban de las diligencias. Estas llegaban cansadas de transportar la diligencia subiendo el puerto de Somosierra. Estas paradas para cambiar mulas se tenían cada aproximadamente 40 kilómetros.

En la documentación aparece que el dueño era «del Pozo»

cuadra mulas tiro venta mea
Entrada a las cuadras

El trozo de madera marca la entrada a las cuadras y se conservan los muros donde contemplar las dimensiones. Se dejaban ocho mulas y se cogian otras ocho. Eran mulas porque no bebian tanta agua, eran duras y estaban adaptadas al clima de la meseta.

Se conserva tambien el abrevadero de granito o piedra berroqueña. Está datado del origen de la cuadra.

abrevadero venta mea
Abrevadero de piedra berrocana

El agua se conseguía de un pozo que actualmente ha perdido caudal agua y actualmente todavía funciona. El pozo se localizó por radiestesia. Estaba hecho artesanal de piedra. En los últimos 40 años al intentar limpiarlo a máquina se cayó la piedra y se hundio el pozo. Ahora se ha rehecho con aros de cemento. El agua manaba por el pozo y se volcaba por un canal hasta la casa.

radiestesia venta mea
La técnica de la radiestesia. Fuente: Wikipedia

Como era un punto oficial de parada y cambio de mulas se acabó haciendo también la posada para los pasajeros. Aunque no encontramos la confirmación, la historia oral parece asegurar que los cambios de mulas se hacían en Santo Tomé (Segovia, al otro lado del puerto), aquí en la Venta Mea y en Buitrago en la Venta las Calcetas (en el origen de la carretera a Gandullas desde Buitrago).

ruinas de la venta mea
Estos son los restos que quedan de la parte de posada

La Venta funcionó desde el S.XVIII hasta 1936. El avance de las tropas del ejército nacional desde el Puerto de Somosierra concentra aquí unos enfrentamientos que duran dos o tres dias. En este tiempo caen muchos obuses que dejan grandes agujeros donde está ahora el campo de futbol y destruye la Venta y sus instalaciones.

trinchera 2 venta mea
A la altura de la Venta Mea, pero al otro lado de la autovía, existen restos que para algunos son restos de una trinchera, otros dicen que son restos de haber picado el suelo para sacar piedra. La forma más fácil de llegar es desde el hotel Los Cerezos. Localización.

La familia tiene que huir de la zona debido a estar en la línea de fuego. Uno se fue a Horcajo, otro a Bilbao, otro quedó preso… La Venta queda abandonada hasta los años 50 que un familiar vuelve al pueblo. Se había ido tras la Guerra Civil a Argentina. El Sr. Juan vuelve y arregla como casa una de las cuadras (para guardar ovejas y vacas).

venta mea rehabilitacion
Imágen de la instalación rehabilitada

Había en el S.XVIII Ventas que tenian concedido el cambio de postas (correo postal). No tenemos constancia de que esta lo tuviese. La más cercana que tenía un oficial de postas era en Somosierra. Este cobraba de Su Majestad dos millones de reales de Vellón anuales por la conducta de paquetes. (Fuente: «Buitrago y su Tierra» Matías Fernández García»)

El sistema de postas existe desde el Imperio Romano, en latín llamada, statio, y en plural, stationes. «En el servicio de postas, había un libro de matrícula, foliado y rubricado por el administrador principal de correos en el cual constaban todos los dependientes de la posta tanto de número como aspirantes, con expresión de su nombre y apellido, edad, pueblo de su naturaleza, época de su nombramiento y las notas que juzgaran oportunas respecto de su conducta y celo en el cumplimiento de sus deberes. En él se hallaba inventariado el ganado de la parada y los efectos de cualquiera clase destinados al servicio. En las líneas generales y trasversales de primer orden tenían además los maestros de postas otro libro de registro sellado y foliado por la dirección general para que los viajeros y correos pudieran anotar las faltas que advirtieran en el servicio o el estado en que se hallara aquella parada o cualquier otra inmediata». (Fuente : Wikipedia)

Existía otra Venta en La Tejera, a unos 700 metros, la Venta Pío. La que es probablemente mas antigua fue la Venta Mea.

Para quien guste de recrearse históricamente en los lugares históricos, la novela «Hombres buenos» de Perez Reverte, relata un viaje en diligencia por este mismo Camino de Francia. Gracias a esta novela hemos localizado digitalizado en la Biblioteca Nacional el libro de 1760: «Itinerario Español o Guía de caminos para ir desde Madrid a todas las ciudaddes y villas mas principales de España». En él, su autor, José Matías Escribano fija la existencia de una venta en Robregordo, que podría coincidir con esta Venta Mea.

venta robregordo venta mea

Memoria histórica

Nuestro vecino Félix vivía en Horcajo pero guarda muchos recuerdos del tiempo pasado de pequeño visitando esta casa, hará unos 50 años. Guarda un recuerdo curioso. Para saber que estaba allí de visita, colocaban una sábana blanca en la puerta de la Venta. Su madre, que estaba en Horcajo podía despreocuparse sabiendo que el niño estaba allí. Que increíble vista y que ingenio ante la falta de teléfono.

Creative Commons License Ayuntamiento Horcajo de la Sierra-Aoslos. Contenido bajo licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional • Contenido desarrollado por Francisco Cañizares González en el «Programa de Empleo para Municipios Rurales de la Comunidad de Madrid» financiado por SERVICIO PÚBLICO DE EMPLEO ESTATAL Y COMUNIDAD DE MADRID. 2020-2021.